Hoy en día son muchos los navegadores que tenemos disponibles los usuarios y cada año van apareciendo nuevos para todas las plataformas diferentes (MAC, IOS, Android, Windows….), y además todas ellas sufren constantes actualizaciones también. Os vamos a escribir en esta entrada algunas buenas prácticas de desarrollo web multinavegador para que sea compatible con todos los navegadores más o menos actuales.

Lo que hace un navegador es renderizar el código HTML y CSS para mostrarlo a través de la pantalla. En un principio existe una organización llamada W3C (World Wide web Consortium) que se encarga de regular el modo que tienen los navegadores de interpretar el código y centralizar las normas y los estándares de construcción y visualización de páginas web. Pero la realidad es que esa centralización casi acaba de llegar con HTML5 y aún queda un largo camino para recorrer para que todos los navegadores interpreten absolutamente todas las sentencias de la misma forma.

Es por ello que no debemos basarnos en los que creamos más usados ya que es posible que en otra zona sean otros los más usados, pero creemos que si se ve correctamente en los navegadores principales (Internet Explorer, Chrome, Firefox, Opera, Safari, NetScape o Konkeror), no debería haber problemas con ningún otro.

En España por ejemplo, aunque los más jóvenes y el auge de las tecnologías de Google con Chrome hace que vaya subiendo constantemente, la realidad es que todavía Internet Explorer es el navegador más utilizado. Todo ello ayudado por la gran cantidad de aplicaciones que se crearon para versiones antiguas de Internet Explorer 6 y que se siguen utilizando en la actualidad funcionando únicamente en ese navegador.

Algunas recomendaciones para los Web Developers

  • No hay que basarte en un navegador a la hora de realizar una página web. Se ha de visualizar durante el desarrollo en diferentes navegadores para asegurarnos su correcta visualización y funcionamiento. Una página web se abrirá desde multitud de plataformas con diferentes navegadores.
  • Intenta seguir los estándares de desarrollo de principio a fin, aunque ya sabemos que esto no siempre es posible si queremos también atender a todas las exigencias de nuestros clientes.
  • Olvidarnos de versiones antiguas de los navegadores, por ejemplo Internet Explorer 6 y céntrate en que funcione al menos en IE11, Chrome, Mozilla Firefox, Safari y Opera.
  • Hoy en día tiene casi la misma presencia las plataformas móviles (SmartPhones y Tablets) que las versiones Desktop o de escritorio como pcs por lo que es importante dar cabida a todo tipo de resoluciones. Bien con un diseño para móviles y otro para desktops o lo más recomendable hoy en día, un desarrollo basado en “Responsive design” en el que con un sólo desarrollo, la web se adaptará al alto y ancho de la pantalla en la que se está visualizando.

Puedes descargarte los navegadores más comunes en navegadoresdeinternet.org